¿Es la angustia el precio de la libertad?