¡A mi sí me gusta la Navidad!

Cuando se acerca la Navidad hay un tropel de personas que se lanzan en picado sobre la misma con el ánimo de que pase lo más rápidamente posible o que incluso “no exista”, y a mi me da justo por todo lo contrario.

A mi me gusta la Navidad. Es una época en la que se rememoran acontecimientos felices que cambiaron nuestra forma de ver el mundo, o al menos para algunos millones de personas, el nacimiento de Jesús de Nazaret, de hecho esta Navidad será del año 2014 después de Cristo,…je je le pese a quien le pese.

Es cierto que es una época “comercial” y de consumo por excelencia, pero eso refleja en cierto modo las ganas de vivir que todos tenemos y visto en positivo es un tiempo de salir de casa, de pasear, ver a la gente y alegrarse por el nuevo “vestido” que tienen las ciudades, en nuestro hemisferio.

Es cierto que vienen a nuestro recuerdo “los que ya no están”: padres, hermanos, hijos, amigos,… y así un largo etcétera, pero también es un momento de alegrarse por los buenos momentos vividos con ellos, de sacar fotos y animarnos en la nostalgia del tiempo pasado, de revivir su antaño compañía y de pensar en cuando nos toque a nosotros emprender ese camino.

Es cierto que hay que ver a la familia “casi por obligación” cuando no nos vemos o hablamos durante el año, pero por eso mismo “al menos nos vemos” y con concesiones y no poco esfuerzo a veces compartimos unas cenas o unos regalos, y sintiendo en positivo la Navidad nos acerca a todos un poco más.

Es cierto que “hay que aparentar ser felices” que “lo imponen las circunstancias”, pero por otra parte son pocos los momentos en que hacemos ese ejercicio sano y beneficioso, y la felicidad hay que entrenarla sino no aparece, es como hacer gimnasia para encontrarnos mejor.

Es la Navidad para mi una época de renovación, de recuerdos, de compañía, y de “buen rollo”, y lo siento por los que así no lo vean, la vida es demasiado corta para cercenar los pocos momentos buenos que en ella tenemos.